Cuenta Corriente para Pymes Scotiabank

scotiabank

Una cuenta corriente bancaria es un contrato de confianza en virtud del cual el Banco se obliga a cumplir las órdenes de pago del cliente hasta la concurrencia de las cantidades de dinero que hubiere depositado en ella o del crédito que se haya estipulado.

Ahora bien, Scotiabank ofrece varias alternativas de cuenta corriente, en este caso, vamos a hablar sobre la Cuenta Corriente para Pymes, para que pueda conocer sus características y luego la pueda comparar con las otras cuentas corrientes.

Cuenta Corriente para Pymes

Todas las empresas son distintas, por lo que aquí encontrarás un plan de Cuenta Corriente hecho especialmente para la tuya en Scotiabank. Se trata de la mejor herramienta para la administración de tus fondos, otorgándote seguridad, rapidez, confianza y todo el respaldo que un Banco Internacional como Scotiabank te puede dar.

Dentro de la entidad podrás optar por tres modalidades diferentes de cuenta corriente, entre ellas:

Moneda Nacional

Se trata de un producto especialmente diseñado para la Banca Pyme, que No Genera Intereses y cuya principal característica es que puede optimizar sus costos, teniendo múltiples opciones para elegir la cantidad y mezcla de transacciones a utilizar.

Moneda Extranjera

Esta cuenta corriente también es un producto especialmente diseñado para la Banca Pyme, que permite realizar consultar el saldo, ver cartolas en línea, consultar cartolas histórica, y realizar transferencias entre cuentas en dólares de Scotiabank.

Plan PYME

Es un producto muy elegido para las empresas, ya que incluye los siguientes productos:

  • Cuenta Corriente
  • Línea de Crédito
  • Tarjeta de Crédito MasterCard Business Pyme
  • Tarjeta de Débito

Comisiones cuenta Corriente

Los bancos se encuentran autorizados por ley para cobrar comisiones por las cuentas corrientes bancarias, pudiendo fijar libremente el monto y oportunidad de cobro, siempre que informen anticipadamente a los clientes de esta circunstancia, especialmente cuando se trate del establecimiento de comisiones o del incremento de las ya existentes, a fin de que éstos puedan resolver sobre la conveniencia de continuar utilizando tales servicios bajo las nuevas condiciones.

Ahora bien, los planes de cobro de comisiones que fijen los bancos no pueden contener discriminación alguna entre clientes que se encuentren en igual situación, pudiendo aplicarse sólo después de que sean comunicados por escrito a los titulares de cuentas corrientes. Esta comunicación es generalmente dirigida al domicilio que el cliente tiene registrado en el banco, por lo que resulta conveniente mantenerlo actualizado.

En consecuencia, tener una cuenta corriente implica costos asociados a su mantención, cuyo valor generalmente depende del saldo promedio que tenga la cuenta.

Más información

Publicidad