Embargo Cuentas bancarias

| 13 septiembre, 2012 | 0 Comentarios

Una vez la entidad financiera reciba la orden de embargo emitida por la autoridad de cobro coactivo, lo primero que debe hacer para cumplir eficazmente la medida cautelar es congelar los recursos existentes en las cuentas bancarias del deudor, inmovilizándolos.

Si el deudor nada hace para el levantamiento del embargo dentro de los términos previstos para el efecto, la entidad vigilada no tiene otra alternativa que acudir de inmediato a la consignación de los dineros embargados en la cuenta que le indique la entidad ejecutante.

Sobre si la congelación en la cuenta bancaria se refiere a cuentas de ahorro o cuentas corrientes bancarias es válido concluir que la expresión «cuenta bancaria» comprende tanto la «cuenta corriente bancaria», que es una operación exclusiva de los bancos, así como las «cuentas de ahorro», que es un producto de los establecimientos de crédito en general, dentro de los cuales están también los bancos.

Las entidades que han embargado sumas de dinero depositados en cuentas bancarias deben mantener congelados tales recursos en las cuentas del deudor o, por el contrario, deben consignar tales dineros en la cuenta indicada por la entidad embargante

Como primera medida es preciso observar que el tema consultado tiene que ver la interpretación de normas contenidas en el Estatuto tributario, función que, es de competencia de la DIAN.

No obstante, sus interrogantes también se orientan a obtener claridad sobre la forma como las entidades vigiladas por esta Superintendencia deben cumplir las órdenes de embargo proferidas por las autoridades de cobro coactivo, para lo cual resulta relevante determinar cuándo hay lugar a la congelación de los recursos en la «cuenta bancaria del deudor», cuándo deben consignarse en la cuenta de la entidad embargante, y la procedencia de distinguir para el efecto entre «cuenta ahorro» y «cuenta corriente».

Instrucciones de esta Superintendencia para el cumplimiento de embargos

La Superintendencia Bancaria, hoy Superintendencia Financiera, en ejercicio de las funciones de control y vigilancia que le confiere el literal a), numeral 3 del artículo 326, del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero, ha instruido a sus instituciones vigiladas sobre la forma como deben dar cumplimiento a las órdenes de embargo, independiente de si provienen de jueces de carácter ordinario o de la jurisdicción de cobro coactivo.

En cuanto al valor de los cheques que se encuentren en las diligencias del canje, deben distinguirse las siguientes hipótesis:

  • Cheques recibidos al cobro: Hasta tanto sean confirmados por el banco librado, el valor de los cheques no quedará cobijado por la orden de embargo, pero sigue pesando sobre su monto, como es elemental, el mandato del articulo 1387 del Código de Comercio, sobre el embargo de las sumas que se depositen luego de notificada la orden, en caso de insuficiencia de un saldo existente en la cuenta al recibo de la misma para cubrir su cuantía.
  • Cheques negociados en propiedad: si como operación complementaria al encargo de cobrar un cheque el banco concede al consignante un préstamo pagadero con el producto del titulo una vez sea este satisfecho, la suma mutuada, en cuanto es de propiedad del cliente del establecimiento, quedará afectada en lo correspondiente por la orden de embargo.

Si bien es cierto el procedimiento descrito tiene como propósito asegurar el cumplimiento eficaz de las órdenes de embargo de los jueces, mediante la inmovilización inmediata de los recursos afectados con esa medida cautelar, impidiendo de esta manera que el deudor disponga de ellos en perjuicio de la entidad ejecutante, ello no significa que las entidades vigiladas dejen de observar los trámites especiales que rigen el cumplimiento de los embargos ordenados por las autoridades administrativas de cobro coactivo.

Categoría: Sin categoría

Deja un comentario


Logo FinancialRed